19 mayo 2006

Consumación del estilo

Lubitsch es reconocido por parte de la plana mayor de la historia del cine como uno de los primeros autores importantes que establecieron un lenguaje propio, sin fisuras. Su genio consiste en la sofisticación de una puesta en escena basada en interiores y de evolución natural mediante la cual presenta un minucioso retrato social de época que desprende, con una habilidad innata, la artificiosidad fruto de las relaciones humanas.

La depuración estilística del alemán, de las primeras llevadas a cabo en el medio, es lo que se conoce como el toque Lubitsch.


Un ladrón en la alcoba (USA, 1932) es una de las cimas de su trayectoria. Más moderna e ingeniosa que la mayoría de películas contemporáneas –esa sugerente sexualidad soterrada-, en ella la comedia es sobrepasada gracias a un imponente estilo narrativo que se apoya en todos los elementos disponibles que convierte en sutiles recursos cinematográficos.

Incluso aporta nuevas técnicas en todo un ejercicio de inventiva. Sirvan como ejemplos el original uso de los objetos o de aquello que queda en off para hacer que la historia avance a la vez que gane en profundidad. Algo esto habitual en su cine, que se desarrolla en distintos niveles siempre apelando a la inteligencia y referentes del espectador, al que toma muy en serio.

Pero si la construcción visual de Lubitsch es aclamada por su elegancia, otro punto fuerte de sus películas es la excelencia de sus guiones, precisos como pocos, del que Billy Wilder -trabajó con él en Ninotchka (1939)- extrajo todo su jugo. El juego de réplicas y contra-réplicas alcanza en el cine del alemán momentos sublimes, de una brillantez extraordinaria.

Famoso entre la cinefilia es aquel en el que se conocen los protagonistas del film. Golpe tras golpe de diálogo, mientras redefine el concepto de la atracción entre géneros, Lubitsch presenta a los personajes con mucha imaginación y oficio, hasta que ambos se dan cuenta de que son tal para cual.

Un ladrón en la alcoba es un ejemplo de frescura, inteligencia, sutileza y elegancia que hoy más que nunca hay que revisar.

6 Comentarios:

At 22/5/06 23:41, Blogger Martin Pawley dijo...

Qué gustazo recuperar en pantalla grande algunos de esos clásicos tan amados, y descubrir muchos títulos que nunca habríamos imaginado poder ver. ¿Se anima usted a acercarse al Festival de Donostia este mes de septiembre para disfrutar de la retrospectiva Lubitsch, con pases de películas mudas acompañadas de piano?

 
At 23/5/06 12:54, Blogger GDO dijo...

Me encantaría, pero dudo mucho que disponga de tiempo y dinero para ello.

Si usted puede ir no dude en hacerlo porque seguro que va a disfrutarlo muchísimo. Lubitsch, como bien saben mis amigos, y aún sin haber podido ver más de seis películas suyas, es de mis más amados directores.

De hecho, si sé que a una chica le gusta también, es motivo de acercamiento por mi parte :D

 
At 24/5/06 02:43, Blogger Martin Pawley dijo...

Yo iré a Donostia, sí, salvo hecatombe :-)

Ver la sección oficial y parte del Zabaltegi ocupa mucho tiempo que mejor haría uno en dedicarle a las retrospectivas. En 2004 no llegué a pisar ni uno sólo de los pases del ciclo Anthony Mann, y el año pasado ya me las arreglé para asistir a algunas de las películas del ciclo Robert Wise. El de Lubitsch no me lo pierdo. Me apetece mucho volver a ver algunos de sus títulos sonoros menos conocidos, como "Montecarlo", por ejemplo, con los gorgoritos de Jeanette MacDonald. Descubrir la mayor parte de su etapa muda y revisar joyitas como "La princesa de las ostras" será un enorme privilegio. Y si es preciso, paso de la sección oficial ;-)

 
At 24/5/06 12:56, Blogger Gon dijo...

Lubitsch y Any Trouble para ser todos un poco más felices.

 
At 24/5/06 14:59, Anonymous Pete dijo...

Claro, a tomar por saco la sección oficial, jeje. Sobre todo si están dedicados a Mann, Wise o Lubitsch. Es que no hay color, está claro dónde se verá el mejor cine.

Gon, aún recuerdo con satisfacción tu cara de envidia cuando me compré en la Feria del Disco de Gijón el de Any Trouble :D

 
At 21/8/07 17:13, Anonymous Jakeukalane dijo...

Opino lo mismo que martin pawley... sería grandísimo poder volver a verlos...

Saludos

 

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home