15 mayo 2006

Triunfo de la sencillez

Manu Larcenet propone en esta obra de apariencia sencilla y colorida un recorrido por el proceso de madurez de una persona cualquiera, en este caso el fotógrafo profesional Marco.

Con clara profusión en la memoria y en el estudio de las relaciones humanas más rutinarias, el francés sorprende no sólo por el desenfado y naturalidad de su dibujo de aspecto infantil pero encandilador, sino por el tratamiento tan sereno como profundo de temas universales como la vida en pareja, los asuntos de trabajo y las relaciones con los familiares.

Muchos consideran que la sencillez del estilo de Larcenet es equivalente a simpleza y que sus argumentos son previsibles. Cierto es que en el primer volumen de la serie las carencias eran más obvias. No es así en el segundo, que palia estos defectos con una contundencia evidente. Las originarias fallas en el ritmo, por un empleo menos sofisticado de los tiempos muertos y unos silencios no del todo controlados, restaban calidad a un guión cuidado en grado sumo.

El segundo volumen mejora sustancialmente, sin excesos ni virtuosismo, y aún mantiene la frescura primaria. Larcenet logra momentos de mucha intensidad con pocos recursos. En éste los personajes que acompañan al protagonista están mejor trazados, sus motivaciones afectan al lector tanto como a aquél y dejan de ser meros arquetipos para que el personaje se desarrolle. La identificación con Marco es ahora más fácil y favorece la ambigüedad en los matices. Los Combates Cotidianos es un álbum acerca de la trascendencia de las emociones en la cotidianidad.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home