31 marzo 2006

El Escapista

Es divertídisimo todo el fenómeno que existe acerca de Las asombrosas aventuras de Kavalier & Clay. A Michael Chabon le concedieron el Pulitzer en el 2001 por una obra irregular pero adictiva, con momentos imborrables de alta literatura demasiado unidos a otros algo más prescindibles, pero a la que es muy fácil engancharse.

Una vez formado todo el movimiento de culto y ante la idea de la editorial Dark Horse de trasladar a viñetas y publicar a la realidad el cómic que más fama dio a sus protagonistas,
The Escapist, el autor americano, reconocido seguidor del aún poco considerado medio, no pudo resistirse.

El cómic es muy entretenido y está repleto de guiños y referencias a la historia del noveno arte. Para todo aquel que ha leído el libro y tenga interés en este mundillo es complicado no hacerse con él o, cuanto menos, pararse a echarle un vistazo en la tienda especializada. Además, la nómina de guionistas y dibujantes que participan o participarán en su elaboración es impresionante. Desde Kyle Baker a Harvey Pekar, pasando por Gene Colan, Bill Sienkiewicz, Mike Mignola, Scott Morse e incluso el posiblemente más reverenciado autor de cómics de todos los tiempos, Will Eisner, que antes de morir recuperó a su mítico personaje Spirit para la ocasión.